domingo, 1 de agosto de 2010

La importación y subvención de GLP ya se duplicaron en 2010

Merma: Según datos a los que tuvo acceso La Prensa, la subvención estatal al GLP está en el orden de Bs 50 millones por año.

En lo que va del año, la importación de gas licuado de petróleo (GLP) se duplicó respecto a todo 2009. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en la gestión 2009, entre mayo y noviembre, el país importó 7.230 toneladas métricas de GLP equivalentes a 723.000 garrafas. Pero en esta gestión, sólo entre enero y mayo, ya se compró del exterior 14.503 toneladas métricas o 1,4 millones de garrafas.

Y también el precio con el que Bolivia importó esas cantidades se ha multiplicado. En 2009, siempre según el INE, el país pagó 1,9 millones de dólares a precio CIF (monto que incluye el pago del transporte hasta frontera) durante toda la gestión. Pero en 2010, sólo hasta mayo, Bolivia canceló 10 millones de dólares.

Según la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBH), citada por su revista Petróleo&Gas, la razón para que aumente la importación es la declinación de los campos antiguos. Según el experto en hidrocarburos Bernardo Prado, hay que añadir el crecimiento del consumo interno, que actualmente está en 123.000 garrafas día, según YPFB, cuando el año pasado estuvo en 100.000.

Para Prado, la caída en la producción de GLP se debe, entre otros factores, a la falta de inversión en exploración, que, según el experto, está asociada a la ausencia de reglas claras. Recordó que están pendientes la promulgación de una nueva Ley de Hidrocarburos y la certificación de las reservas.

De acuerdo con cifras de YPFB, la producción de GLP cayó en dos años, entre 2007 y 2009, en 27,9 por ciento. Según Gary Medrano, ex gerente de Comercialización de YPFB, en declaraciones pasadas realizadas a La Prensa, esta merma se debió a que Brasil bajó la compra de gas natural. Pero en esta gestión, aumentó la compra de gas natural, aunque continuó a la baja la producción de GLP de YPFB.

El crecimiento de la importación de GLP también duplica la subvención del Estado boliviano. Los datos de la Unidad de Tesorería de YPFB, a los que tuvo acceso La Prensa, señalan que la subvención está alrededor de 50 millones de bolivianos por año.

En 2006, ésta llegó a 51,2 millones de bolivianos; en 2007, a Bs 59,8 millones; en 2008 fue del orden de 56,5 millones de bolivianos, y en 2009 se contrajo a Bs 44,6 millones. Estos datos se basan en las notas de crédito fiscal emitidas por el TGN.

En lo que va del 2010, la subvención ya alcanzó 38,3 millones de bolivianos, puesto que a mayo YPFB compró del exterior 1,4 millones de garrafas que comercializó en el mercado interno a un precio de 22,5 bolivianos cada una y recaudó 32, 6 millones de bolivianos. Sin embargo, pagó al exterior 10 millones de dólares, es decir 79,9 millones de bolivianos.

La diferencia entre lo que recaudó y lo que pagó son 38,3 millones de bolivianos, que desembolsa YPFB. Pero aún la gestión 2010 no ha concluido y existe una creciente demanda de GLP y una tendencia a la baja de la producción nacional.

Las estadísticas de YPFB y del Ministerio de Hidrocarburos indican que la producción de GLP está en 659,7 toneladas métricas por día, o 65.970 garrafas, pero el consumo interno es de 1.162,7 toneladas métricas o 116.270 garrafas/día. Para suplir ese déficit, Bolivia recurre a la importación de GLP, especialmente de Argentina y Perú con precios internacionales.

Para Prado, lo irónico de la situación es que compramos al Perú a precios internacionales y revendemos una parte a ese mismo país a precios subvencionados por la vía del contrabando debido a la diferencia de precios. Según la CBH, el precio de una garrafa de 10 kilos en el país incaico es de 75,4 bolivianos, el triple que en Bolivia.

YPFB ha garantizado el abastecimiento de GLP para el mercado interno con base en “la producción de GLP nacional, tanto de plantas separadoras de líquidos como de las refinerías”.

Los problemas

Según el INE, la producción diaria de GLP está en 659,7 toneladas métricas o 65.970 garrafas.

Y el consumo, también según el INE, está en 100.000 garrafas por día. Aunque YPFB reveló que está en 123.000.

El precio de una garrafa de 10 kilogramos, de 22,5 bolivianos, en el mercado nacional es el más bajo de la región.

Sólo como ejemplo, los precios en los demás países están: Perú 75,4 bolivianos y Chile 110 bolivianos.

De acuerdo con YPFB, la subvención del Estado al GLP se sitúa en alrededor de 50 millones de bolivianos.

Hasta mayo, la subvención estatal al gas licuado de petróleo llegó a 38,3 millones de bolivianos.




Juan René Castellón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada